Y entre las raciones para picotear, para comer o para cenar destacan algunos platos clásicos de la cocina cántabra como Las Rabas de Santander o los pimientos asados de Isla y otros clásicos como las patatas bravas, las albóndigas de ternera y la sopa de pescado. No puede faltar para acompañar un buen postre, siendo la tarta de limón la más recomendada en ese sentido.