Ahora, la visibilidad de la cocina, de los chefs y de los productos agroalimentarios cántabros es mayor: proyectan calidad y tradición.