Nos comimos unos buñuelos de brandada de bacalao que quitaban el sentío, unas croquetas de carne buenísimas, un tartar de novilla espectacular y unas alcachofas de escándalo, hechas a baja temperatura y luego terminadas la plancha. Un espectáculo.